Candela: las hipótesis sobre el brutal asesinato

01.09.2011 12:03

 

Candela la encontraron desfigurada y asfixiada a sólo unas 32 cuadras de su casa.Según la autopsia, no fue violada ni golpeada, pero la mataron con la alevosía y la frialdad que sólo un profesional del crimen puede lograr. Desde la madrugada, allanan casas y galpones para encontrar el lugar dónde estuvo cautiva la nena y para encontrar a los asesinos. La velarán hasta las 14 en el partido de Hurligham. Su padre, Alfredo Rodríguez, declara como testigo en la fiscalía. 

Las últimas líneas investigativas suponen que los (o él) autores de esta muerte serían miembros de una organización criminal con la estructura necesaria para conseguir -a la perfección- capturar, secuestrar, matar y abandonar a una persona, en el radio de tres kilómetros y rodeados por más de 1600 efectivos policiales.

Esta noticia, que dejó sin palabras a políticos, policías y a 40 millones de argentinos, también podría tener involucrados a dos integrantes del entorno familiar de la víctima. Tal como publicó el diario La Nación, los investigadores apuntan -de nuevo- al padre de Candela que está preso y a otra persona del círculo íntimo que mantenía relación con un hombre que operaba en el partido de San Martín, acusado de narcotráfico.

Mientas buscaban desesperadamente a Candela durante nueve días, los investigadores barajaron varias conjeturas en torno a los motivos de la desaparición. No hubo cruzada solidaria ni megaoperativo concretado que haya habilitado a los peritos a estructurar una hipótesis aproximada sobre lo que ocurría conCandela o, por lo menos, eso dejaron entrever.

¿Qué le pasó a la nena? ¿Quién la tiene? ¿Alguien la tiene? ¿Huyó? ¿Hay una red de pedofilia detrás de la desaparición? Desde ayer, cuando se desencadenó este final de pesadilla, empezaron a descartarse poco a poco algunos de estos interrogantes.

Carola Labrador, la madre de Candela, desde el primer momento, sostuvo que le “robaron” a su hija y que los investigadores debían trabajar como si se tratara de un secuestro extorsivo.

Una vecina, de unos 80 años, contribuyó con esta teoría cuando declaró que escuchó “gritos y una frenada” en la esquina donde vive, Coraderos y Bustamante, a la misma hora de la que se tuvieron las últimas novedades de la nena, el lunes pasado.

De esta forma y tras el llamado extorsivo que recibió la familia de Candela hace 72 horas, las versiones de una posible red de pedofilia o de que la nena haya escapado de su casa quedaron descartadas. Según informó el fiscal general de Morón, Federico Nieva Woodgate, la misma se realizo desde la Capital Federal. 

Muchas versiones acusan a la madre de Candela de conocer más información sobre los motivos de la desaparición de la que le proporcionó a la Policía para el desarrollo de la investigación. La semana pasada, el diario Clarín adelantó que Juan Carlos Paggi estaba enojado con Carola Labrador porque sospechaba que omitía información.

¿Estaba en lo cierto el jefe de la Bonaerense? Algunos aseguran que sí. Otros acusan a las autoridades de pretender despegar este hecho de un caso de inseguridad. También aparecieron los que pidieron prevención antes que justicia.

Candela seguramente pidió vivir, pero fue en vano.