Finalmente el Consejo del Salario acordó elevar el mínimo, vital y móvil a 2300 pesos

27.08.2011 10:54

 

27/08/2011 | Tras una larga y tensa jornada, que culminó el viernes por la noche, empresarios y sindicalistas llegaron a un entendimiento. Los gremialistas pedían un piso de  $ 2600, en tanto la patronal ofrecía $ 2200 



Carlos Tomada encabezó la reunión 

 

- Tras una larga y tensa jornada de negociaciones en el Ministerio de Trabajo, empresarios y sindicalistas acordaron en la noche del viernes un aumento del 25 por ciento en el salario mínimo vital y móvil, y llevaron así el monto de los 1.840 pesos actuales a 2.300.
A diferencia de otros años, cuando se consensuaba la suba en varias cuotas, anoche se resolvió otorgar el incremento en un solo pago, que empezará a regir de manera retroactiva a partir del 1 de agosto.
“Acá no hay intereses contrapuestos, son intereses coincidentes. No puede haber empresas sin trabajadores y trabajadores sin empresas”, señaló anoche la presidente Cristina Fernández al anunciar el resultado de las deliberaciones.
La intransigencia de ambas partes estuvo a punto de hacer fracasar la reunión que encabezó el ministro de Trabajo Carlos Tomada. Ocurre que la CGT y la CTA realizaron por primera vez un planteo conjunto para subir el salario mínimo a 2.600 pesos, lo que representaba un 41 por ciento de aumento. Incluso, el gremio que conduce Hugo Yasky fue más allá y llegó a pedir que el sueldo más bajo trepe por encima de los 1.700 pesos.
Los empresarios, por su parte, habían propuesto que el nuevo monto tenga un incremento del 19 por ciento, ubicando la cifra final en casi los 2.200 pesos. Como parte del acuerdo, se resolvió anoche que el tope para el cobro de las asignaciones familiares trepará a los 6.200 pesos, para incorporar así más trabajadores al beneficio de ese subsidio estatal. De todos modos, se acordó sobre este punto continuar el diálogo los próximos días. La falta de acuerdo hizo que al mediodía la sesión del Consejo del Salario pase a un cuarto intermedio hasta las 17 horas. Primero se reunieron los equipos técnicos que participaron de la negociación y luego se sumaron los principales referentes de los gremios y los empresarios. El porcentaje acordado anoche, tras cuatro horas y media de deliberaciones, es similar a las estimaciones inflacionarias de muchas consultoras privadas, que creen que 2011 cerrará con una suba de precios cercana al 25 por ciento. El Gobierno, vía los controvertidos números del Indec, solo admite una inflación anual menor al diez por ciento.
Las jornadas previas a la reunión de ayer estuvieron precedidas de fuertes cruces públicos entre la UIA y las entidades gremiales. Para los industriales, la cifra de 41 por ciento reclamada por los trabajadores era excesiva, mientras que para la CGT y la CTA era razonable. Durante todo el debate mediático el Gobierno Nacional procuró no arriesgar cuál era la cifra que prefería la Casa Rosada, para evitar así eventuales costos políticos del resultado de las tratativas.
Si bien es importante que el nuevo salario mínimo haya sido fruto del consenso y no de la imposición oficial, también es cierto que el nuevo monto beneficia solo a una parte de los trabajadores. Ocurre que todos los empleados que están en la informalidad, se estima que representan el 40 por ciento, no percibirán los beneficios del acuerdo.