Menem expresó que es inocente por la venta de armas a Croacia y Ecuador

27.08.2011 10:56

 

7/08/2011 | El ex Presidente rechazó éste viernes los cargos en su contra en el juicio que se le sigue por la venta ilegal de armamento. "No podía ir a la Aduana para verificar si iban a destino determinado" se excusó el senador



Carlos Menem es el primer ex presidente que afronta un juicio oral y público 

 

- Fue una de las causas que más ruido despertó durante la década del ‘90 y la única por la que Carlos Menem estuvo preso, aunque no en una cárcel sino en una quinta de lujo de su amigo Armando Gostanian. Más de diez años después, la causa sigue. Es que el ex Presidente y actual senador rechazó éste viernes los cargos en su contra en el juicio por la venta ilegal de armas a Croacia y Ecuador, al asegurar que se limitó a “firmar los decretos de exportación” a Venezuela y Panamá, y que “no podía ir a la Aduana para verificar si iban al destino determinado”.
 
De esa manera, el ex mandatario trató de instalar la idea de que desconocía que el armamento iba a ser  desviado a Zagreb y Quito, al contrario de la Fiscalía que pidió una condena de ocho años de cárcel para él porque, según su hipótesis, firmó los decretos a sabiendas de quién era el verdadero comprador.
“Todos los trámites (de la exportación) escaparon al control del Presidente”, manifestó Menem al pronunciar ayer sus últimas palabras antes del veredicto en el juicio que se le sigue desde 2008 en el Tribunal Oral en lo Penal Económico 3 (TOPE3) junto a otros 17 acusados.
 
El ex jefe de Estado, quien debió aguardar a que los jueces del TOPE3 abrieran la audiencia con una hora de demora, insistió con su “absoluta y total inocencia” a la vez que repitió, en cuatro oportunidades, “la seguridad de que la sentencia va a ser totalmente favorable a quienes intervenimos en la exportación de las armas”.
 
A su turno, el exjefe de la Fuerza Aérea, brigadier Juan Paulik, alegó que ese sector militar “no tiene atribuciones para impedir la salida del país de mercadería, si toda la documentación está en regla”.
El ex aeronáutico aseguró: “No participé de ningún plan” de tráfico de armamentos y manifestó que “jamás pasó por mi cabeza que se estaba cometiendo un contrabando en las narices de la Aduana por parte de Fabricaciones Militares”.
 
Por su parte, la acusada Teresa Irañieta de Canterino, jubilada de Fabricaciones Militares (FM), argumentó que “solo fui una simple empleada administrativa” en la planta estatal de armamento, y que “siempre recibí órdenes y nunca explicaciones de las mismas”, por lo que se consideró “totalmente inocente”.
 
También estaba previsto que hiciera uso de su derecho a pronunciar las últimas palabras el acusado Oscar Camilión, exministro de Defensa.
Menem es el primer ex presidente constitucional argentino que afronta un juicio oral y público, y en caso de que sea condenado el Tribunal deberá pedirle al Senado su desafuero para eventualmente detenerlo.
El ex mandatario está acusado de haber firmado dos decretos presidenciales en 1991 y 1995 que autorizaron la venta de 6.500 toneladas de armamento a Panamá, Bolivia y Venezuela, pero que fue desviado a Croacia y Ecuador, países con lo que estaba prohibida la comercialización de pertrechos bélicos por una resolución de las Naciones Unidas.
Los fiscales Mariano Borinsky y Marcelo Agüero Vera pidieron en diciembre pasado que Carlos Menem sea condenado a ocho años de prisión.